3 Se enardeció mi corazón dentro de mí; en mi meditación se encendió fuego; y hablé con mi lengua: