8 LĂ­brame de todas mis rebeliones; no me pongas por escarnio del loco.