10 Y lloré con ayuno de mi alma; y me has sido por afrenta.