5 Porque tú eres mi esperanza, Señor DIOS; seguridad mía desde mi juventud.