22 Mas yo era ignorante, y no entendía; era como una bestia acerca de ti.