6 Por tanto, la soberbia los corona; se cubren de vestido de violencia.