4 Alegra el alma de tu siervo; porque a ti, oh Señor, levanto mi alma.