Mateo 27:45-56

Muerte de Jesús

45 Desde el mediodía y hasta la media tardea toda la tierra quedó en oscuridad.
46 Como a las tres de la tarde,b Jesús gritó con fuerza:—Elí, Elí,c ¿lama sabactani? (que significa: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”).d
47 Cuando lo oyeron, algunos de los que estaban allí dijeron:—Está llamando a Elías.
48 Al instante uno de ellos corrió en busca de una esponja. La empapó en vinagre, la puso en una caña y se la ofreció a Jesús para que bebiera.
49 Los demás decían:—Déjalo, a ver si viene Elías a salvarlo.
50 Entonces Jesús volvió a gritar con fuerza, y entregó su espíritu.
51 En ese momento la cortina del santuario del templo se rasgó en dos, de arriba abajo. La tierra tembló y se partieron las rocas.
52 Se abrieron los sepulcros, y muchos santos que habían muerto resucitaron.
53 Salieron de los sepulcros y, después de la resurrección de Jesús, entraron en la ciudad santa y se aparecieron a muchos.
54 Cuando el centurión y los que con él estaban custodiando a Jesús vieron el terremoto y todo lo que había sucedido, quedaron aterrados y exclamaron:—¡Verdaderamente este era el Hijoe de Dios!
55 Estaban allí, mirando de lejos, muchas mujeres que habían seguido a Jesús desde Galilea para servirle.
56 Entre ellas se encontraban María Magdalena, María la madre de Jacobo y de José, y la madre de los hijos de Zebedeo.