9 Ni provoquemos al Señor, como algunos de ellos le provocaron, y fueron destruidos por las serpientes.