38 Pero Dios le da un cuerpo como El quiso, y a cada semilla su propio cuerpo.