3 Y que vuestro adorno no sea externo: peinados ostentosos, joyas de oro o vestidos lujosos,