2 Pues, en verdad, en esta morada gemimos, anhelando ser vestidos con nuestra habitación celestial;