9 Por eso, ya sea presentes o ausentes, ambicionamos serle agradables.