12 Quizá el SEÑOR mire mi aflicción y me devuelva bien por su maldición de hoy.