18 Me libró de mi poderoso enemigo, de los que me aborrecían, pues eran más fuertes que yo.