15 Sin embargo, no lo tengáis por enemigo, sino amonestadle como a un hermano.