26 AIRAOS, PERO NO PEQUEIS; no se ponga el sol sobre vuestro enojo,