23 Después apartaré mi mano y verás mis espaldas; pero no se verá mi rostro.