23 Entonces se volvió Faraón y entró en su casa, sin hacer caso tampoco de esto.