6 Y tú, hijo de hombre, gime con corazón quebrantado; con amargura gemirás a la vista de ellos.