3 Entonces Abram se postró sobre su rostro y Dios habló con él, diciendo: