18 y cuando levanté la voz y grité, él dejó su ropa junto a mí y huyó afuera.