8 Entonces habló Dios a Noé y a sus hijos que estaban con él, diciendo: