6 Aunque su presunción llegue a los cielos, y su cabeza toque las nubes,