25 Y si no, ¿quién podrá desmentirme, y reducir a nada mi discurso?