10 la voz de los nobles se apagaba, y la lengua se les pegaba al paladar.