12 porque yo libraba al pobre que clamaba, y al huérfano que no tenía quien le ayudara.