18 Una gran fuerza deforma mi vestidura, me aprieta como el cuello de mi túnica.