25 ¿No he llorado por aquél cuya vida es difícil? ¿No se angustió mi alma por el necesitado?