24 Sin embargo ¿no extiende la mano el que está en un montón de ruinas, cuando clama en su calamidad?