32 El forastero no pasa la noche afuera, porque al viajero he abierto mis puertas.