30 No, no he permitido que mi boca peque pidiendo su vida en una maldición.