6 Porque la aflicción no viene del polvo, ni brota el infortunio de la tierra;