7 porque el hombre nace para la aflicción, como las chispas vuelan hacia arriba.