25 ¡Cuán dolorosas son las palabras sinceras! Pero ¿qué prueba vuestro argumento?