28 Y ahora, tratad de mirarme y ved si miento en vuestra cara.