30 ¿Acaso hay injusticia en mi lengua? ¿No puede mi paladar discernir calamidades?