31 aun así me hundirías en la fosa, y mis propios vestidos me aborrecerían.