20 La multitud contestó: ¡Tienes un demonio! ¿Quién procura matarte?