56 Tú oíste mi voz: No escondas tu oído a mi clamor, a mi grito de auxilio.