4 Pero ellos guardaron silencio. Y El, tomándolo de la mano, lo sanó y lo despidió.