25 Jesús lo reprendió, diciendo: ¡Cállate, y sal de él!