6 Porque él no sabía qué decir, pues estaban aterrados.