39 Y el segundo es semejante a éste: AMARAS A TU PROJIMO COMO A TI MISMO.