2 Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, entonces tuvo hambre.