30 El justo nunca será conmovido, mas los impíos no habitarán en la tierra.