32 Los labios del justo dan a conocer lo agradable, pero la boca de los impíos, lo perverso.