28 La esperanza de los justos es alegría, pero la expectación de los impíos perecerá.