29 El lento para la ira tiene gran prudencia, pero el que es irascible ensalza la necedad.