31 El que oprime al pobre afrenta a su Hacedor, pero el que se apiada del necesitado le honra.